Antes de poner en marcha su solución de protección auditiva, es esencial informarse sobre los hábitos, las necesidades y la satisfacción en relación con la protección auditiva actual de sus empleados.

Si comprende la globalidad de sus problemas y sus peticiones específicas, le será más fácil concienciarlos acerca de los riesgos que supone el ruido, hacerlos participar y obtener su aprobación en relación con la futura solución contra el ruido que se introduzca. Para ello, lo mejor es realizar una encuesta interna.

Pregunte a sus empleados sobre sus protecciones individuales contra el ruido actuales

¿Cuáles son las necesidades primordiales de sus empleados?

Hallar la comodidad para que los protectores se usen de verdad

Una protección auditiva es eficaz si se usa el 100 % del tiempo de exposición al ruido. Si sus trabajadores sienten alguna molestia, incluso ligera, tendrán la tentación de quitarse las protecciones auditivas. Traumatismo sonoro, fatiga auditiva, choque acústico, etc. ¡El riesgo de pérdidas auditivas aumenta considerablemente!

Según la norma EN 458, si alguno de sus empleados se quita los protectores auditivos durante 2 minutos en una jornada de 8 h, su protección perderá el 25 % de eficacia. Si se las quita durante 2 h, ¡la pérdida de eficacia alcanza el 75 %! Por lo tanto, es necesario que las protecciones auditivas se usen permanentemente durante la exposición al ruido.

Para ello, la comodidad de los protectores auditivos y el bienestar resultante son los puntos claves en la elección de los tapones contra el ruido.

Pérdida de eficacia de los protectores individuales contra el ruido en función del tiempo de uso real

Comunicarse en un entorno con ruido

Para que sus trabajadores usen los protectores auditivos el 100 % del tiempo que pasan expuestos al ruido, necesitan protecciones auditivas cómodas que les permitan comunicarse verbalmente sin tener que quitárselas. Solo así el uso de las protecciones auditivas será óptimo y el riesgo de sordera ocupacional se controlará mejor.

Por ejemplo, en una imprenta, los empleados deben poder conversar sobre la calidad de las impresiones o acerca de las instrucciones, incluso cerca de los transportadores o de las máquinas plegadoras.

Percibir el entorno

Proteger la audición de los empleados no debe suponer ponerlos en situación de peligro frente a otros riesgos vinculados a sus estaciones de trabajo. No deben dejar de percibir las señales de alerta ni las máquinas a su alrededor para evitar accidentes de trabajo.

Por ejemplo, en un almacén logístico, los empleados deben oír las carretillas elevadoras en movimiento.

Integrar las necesidades específicas vinculadas al sector de actividad de la empresa

Ciertos sectores siguen especificaciones bastante precisas para cumplir con las normas o regulaciones. Es indispensable respetarlas por motivos de seguridad.

Por ejemplo, la industria agroalimentaria exige que los tapones para los oídos sean de color azul y que incluyan una esfera detectable y un cordón para evitar que caigan y se confundan con los alimentos. Los empleados que trabajan en el sector de la pintura no deben trabajar con protecciones de silicona debido al riesgo de reacción con productos químicos.

Respetar las exigencias vinculadas al oficio

En su empresa, habrá necesariamente puestos de trabajo que tengan requisitos específicos en términos de escucha o de accesorios (manijas, cordones, etc.). Cuando se tienen en cuenta dichos requisitos con antelación a la selección de los protectores auditivos, los empleados sienten que se les toma en cuenta y se sienten comprometidos con su campaña de prevención.

Por ejemplo, un operador-ajustador de herramientas mecánicas necesita escuchar con precisión el ruido de las máquinas para detectar averías mientras está protegido.

Tener en cuenta las exigencias tecnológicas

Un oficio también puede tener obligaciones tecnológicas. Por lo tanto, es indispensable tenerlas en cuenta para que los empleados utilicen los protectores auditivos el 100 % del tiempo que están expuestos al ruido.

Por ejemplo, en los lugares de trabajo de construcción y obras públicas, los empleados pueden necesitar adaptarse a un sistema de comunicación mediante walkie-talkies o teléfonos.

¿Son Los tapones moldeados su solución?

La sordera es una de las enfermedades ocupacionales más comunes con más de 800 casos registrados cada año. Esta sordera es irreversible y tiene varios efectos sobre sus empleados: una pérdida de la audición y de la atención, pero también estrés, ansiedad y aislamiento social. Si el riesgo para la salud auditiva de sus empleados es real, también lo es para el estado financiero de su empresa. De hecho, el coste promedio de una sordera ocupacional es de 100 000 €.

Por lo tanto, es esencial actuar y proteger a los empleados de este flagelo invirtiendo en audición a medida.

Invertir hoy para mejor proteger mañana

Por lo general, el coste de compra es un factor primordial en la selección de las protecciones auditivas individuales, cuyo objetivo es encontrar la mejor relación calidad-precio. Si nos limitamos a estos parámetros, los protectores individuales contra el ruido estándar, como los tapones preformados, los tapones moldeables o los cascos, pueden parecer más ventajosos que los tapones moldeados.

Sin embargo, estos protectores plantean 2 problemas:

Los protectores individuales contra el ruido no son eficaces

No son fáciles de colocar y causan problemas de comodidad y de sobreaislamiento. Como resultado, no pueden usarse durante todo el periodo de exposición al ruido, poniendo en peligro la audición de sus trabajadores.

Los protectores individuales contra el ruido estándar no son económicos

El precio unitario de estas protecciones auditivas es atractivo. Sin embargo, si comparamos la inversión que suponen frente a los 6 años de garantía de un tapón moldeado, el concepto de ahorro ya no es válido.

Según el estudio Elegir un protector individual contra el ruido dirigido por HearingProTech, «parece que los protectores a medida son los más interesantes. Son económicos a largo plazo, cómodos, compatibles con el uso de otros equipamientos y conformes con las exigencias de la actividad y del entorno de trabajo de los empleados».

Un hombre que no lleva puestas las protecciones auditivas por falta de comodidad 

¿Cuáles son las protecciones auditivas más cómodas?

En este mismo estudio, los expertos de HearingProTech pusieron en práctica una tabla comparativa para contrastar los protectores auditivos mejor adaptados a cada situación.

La comodidad es parte integral de esta tabla que consta de 3 criterios:

 Tapones moldeados a medidaTapones preformadosTapones moldeablesTapones con diademaCascos tapaorejas
 Tapones moldeados a medidaTapones preformadosTapones moldeablesTapones con diademaCascos tapaorejas
Comodidad de uso                         
Equilibrio de las presiones                         
Adaptado a los ambientes calientes y húmedos                         

Fuente: HearingProTech

Si sus empleados pasan toda la jornada expuestos al ruido, las protecciones auditivas a medida ofrecen mayor comodidad y, por lo tanto, será más probable que se usen el 100 % del tiempo de exposición.

¿Están satisfechos sus trabajadores con sus protecciones individuales contra el ruido?

La satisfacción es la clave para unas protecciones auditivas usadas el 100 % del tiempo de exposición al ruido

Protecciones auditivas que suponen alguna dificultad para colocarlas o quitarlas, la sensación de aislamiento, la incapacidad para comunicarse, etc. Todas estas fuentes de insatisfacción tienen, por lo general, la misma consecuencia para sus trabajadores: no usan sus protectores auditivos el 100 % de tiempo de exposición al ruido, poniendo su salud auditiva en peligro.

Para mitigar estos riesgos, es indispensable elegir un tipo de protección individual contra el ruido adaptada a sus necesidades y hábitos:

  • Si pasan toda la jornada expuestos al ruido, sus protecciones deben ser cómodas
  • Si necesitan comunicarse, deben poder hacerlo sin quitarse los protectores
  • Si están expuestos al ruido regularmente, deben poder colocárselos y quitárselos con facilidad

Si sus empleados están satisfechos con sus equipamientos de protección individual y concienciados sobre los riesgos vinculados al ruido, usarlos mientras están expuestos pasa a ser un reflejo.

Mejorar a través del intercambio de opiniones

Antes de comparar los protectores individuales contra el ruido disponibles en el mercado, haga un balance completo de las protecciones auditivas que sus empleados usan actualmente. Recopile sus comentarios, expectativas y necesidades:

  • ¿Están satisfechos con sus protecciones individuales contra el ruido?
  • ¿Usan sus protectores el 100 % del tiempo de exposición al ruido? En caso negativo, ¿por qué?
  • Si pudieran elegir un protector, ¿cuál sería?

 

Votar este artículo

5 1 1 1 1 1 Nota media 5.00 (1 Voto)